Reciba Las Novedades

Testimonio de Bienestar de Patricia, Embarazada – 36 años – Docente y Fotógrafa

By       In       Posted:   17/10/2017 a las 6:23 PM

Testimonio de Bienestar Patricia C. embarazada – 36 años – Docente y Fotógrafa.

D
esde pequeña mis padres, de una manera u otra me inculcaron, quizás sin darse cuenta, la importancia de realizar actividad física, más allá de cuidar el cuerpo.

De una manera recreativa a los 6 años comencé mis prácticas de patín artístico, con interrupciones hasta los 12. En esos años mis intereses cambiaron y al verme más señorita quise realizar otro tipo de actividad.

Fue así que desde los 13 años hasta los 18 tomé clases de gimnasia modeladora. En esa época no había tantas variantes y especialidades como las que hay hoy en la actualidad.

Testimonio de Patricia Embarazda

Patricia ama la Fotografía

Siempre lo realicé con placer, con ganas, me divertía. Las veces que no resultó así yo cambiaba de actividad, incluyendo en estos cambios otras como el modelado en cerámica, pintura o alleres de teatro que ofrecía la escuela.

Si bien estas actividades no tenían que ver específicamente con el trabajo físico, sí tenían conexión con mi bienestar y crecimiento interior.

Pasó el tiempo y seguí descubriendo otras aptitudes que podía desarrollar ya no solamente por propio interés si no por recomendación de los médicos. Un día comencé a sentir molestias y dolores en la espalda como así también en las plantas de los pies.

Luego de varios estudios quedó claro que tenía una pequeña desviación en la columna, (escoliosis) y fue allí donde como actividad me recomendaron tomar clases de Yoga.

Durante dos años, de la mano de Marta Rodofile, mi instructora hizo que no sólo mejorara el estado de mi espalda sino un completo sentimiento de bienestar. Estos ejercicios eran acompañados por técnicas de Meditación y relajación que ayudaron a que en mí se produjera una apertura emocional y mental que antes no había experimentado con ninguna otra actividad.

enriquecer tu practica de yoga-clases de yoga

Fue tal la mejora en el estado anímico, energético y espiritual que toda la visión de mi cuerpo, mente y alma logró un equilibrio llamativamente poderoso. Así también mejoras en mi alimentación.

En general siempre mantuvimos una dieta equilibrada, pero al tomar más conciencia de los beneficios que aportaban estas actividades se hizo extensivo a la alimentación. Siempre fui gran consumidora de frutas, verduras, bastantes carbohidratos (o hidratos de carbono) y no tanta carne. Y también consumimos yogurt y quesos dentro de los los derivados lácteos.

¡La naturaleza es sabia y el cuerpo también! Sólo hay que escucharlo, prestarle atención y ocuparse para no “preocuparse” luego!

En esa época comencé a tomar clases de Tenis y clases de Baile Flamenco. A todos lados iba en mi super vehículo, mi bicicleta, y la palabra cansancio y agotamiento desaparecieron de mi vocabulario! Recuerdo esos días con suma alegría. Después por la carga laboral que asumí discontinué estas dos últimas actividades, como así también las clases de Yoga. El cambio no se notó de un día para otro, pero sí al cabo de un año. Era momento de retomar ‘me’. De volver a realizar actividad física. Y así lo hice. Comencé otra vez en forma moderada y paulatina. Lo bueno de este proceso lento, es que la sabiduría de nuestro cuerpo es mayor de lo que podemos imaginar, y a los dos meses de retomar la actividad los músculos y articulaciones recordaban movimientos y esa memoria que guardaba mi cuerpo comenzó a hacerse presente reafirmándose cada día.

Patricia embarazda

Foto de mi Embarazo. Te gusta?

Hoy a los 36 años, estoy esperando un bebé. Si, estoy felizmente embarazada. Y por primera vez y por recomendación del Médico Obstetra aún no puedo realizar esfuerzo físico. No porque no sea bueno para mi salud ni la del bebé en gestación, sino por prevención debido a que el primer mes y medio de embarazo sin saber que estaba embarazada, me moví e hice esfuerzos y ahora en breve retomo otra vez.

Por suerte en el último chequeo salió todo perfecto! Así que espero pronto poder comenzar a realizar mayor cantidad de caminatas como así también Yoga, Baile Flamenco o alguna otra actividad que sea tan saludable para mí, como para mi bebé. En cuanto a la alimentación en el embarazo, como es un estado muy particular, lo que me gusta hoy, puede que mañana no me guste. O lo que ayer me caía bien, al otro día mi estómago lo rechaza. Estoy de a poco superando los malestares de los primeros meses y voy incorporando más variedad de alimentos a mi dieta. No solamente ingiero los alimentos recomendados por el médico; pan integral, lácteos, verduras, frutas, carne; sino también lo que el cuerpo me llame a consumir. En especial estoy volcándome a consumir alimentos con vitamina C, proteínas, mucho líquido y algún que otro antojo. Por suerte estos últimos nada tienen que ver con consumir cosas dulces, todo lo contrario, salados.

¡La naturaleza es sabia y el cuerpo también! Sólo hay que escucharlo, prestarle atención y ocuparse para no “preocuparse” luego!

Desde 1997 es Personal Trainer (ACE Fitness USA). En 2008 obtuvo la Certificación de Coach Ontológico. A fines de 2013 comenzó ejercer su vocación como Wellness Coach del Bienestar.