Reciba Las Novedades

Testimonio de Fabián – 46 años- A Puro Body Boarding y Mountain Bike

By       In       Posted:   09/09/2017 a las 6:24 PM

Fabián C. es tiene una Fruteria y Verduleria y es literalmente un Amante de la Mountain Bike o Bici de Montaña y el Body Boarding!

Lee con detenimiento sus palabras y seguramente podrá transmitirte esa casi adicción que tiene por el Mar y la Bici.

A mi edad salgo a pedalear con mi mountain bike por las mañanas 1 hora (25 km /16 millas) de Diciembre a Abril (primavera-verano) durante los meses que trabajo en Sta. Clara del Mar. Por lo menos salgo 3 o 4 veces por semana. Y cuanto más trabajo tengo, con más razón lo hago, para oxigenarme y ‘desenchufarme’. Yo no estoy de vacaciones en esta ciudad turística, porque si lo estuviera estaría todo el día ‘corriendo olas’ y ‘pedaleando’. Si por alguna razón no puedo salir en la bicicleta a la mañana (ya que muchas veces descargo yo mismo los cajones de frutas y hortalizas) luego del mediodía me voy a hacer BodyBoarding con la tabla de ‘bodyboarding’.

Testimonio de Fabian

Fabián, Su aliado: EL MAR

Cuando voy al mar, ‘filtro’ (pasar la rompiente de 3, 4 o 5 olas por abajo) y allí me quedo donde el mar no tiene rompiente. Tomo aire, respiro, el mar está plano, tomo contacto estrecho con el mar y se me despeja ‘el bocho’. Miro el horizonte y no hay más nada. Son los latidos de mi corazón y el agua… En el tiempo que los jóvenes agarran veinte olas, yo no agarro más de 4 pero con eso me conformo.

Cada vez que agarro una ola de izquierda a derecha, llego a la playa y luego camino por la playa hasta la otra punta y otra vez entro para filtrar y agarrar otra más. Es lo que me gusta. En casa hay 5 ‘equipos de agua’ (trajes de neoprene) para las distintas temperaturas y para Pedro también. Y también tenemos patas de rana y 2 tablas de ‘Body’ ( de BodyBoarding). Aprendí a surfear olas con la tabla de bodyboard a los 44 años. Me pregunté, -¿Si mi hijos lo pueden hacer? ¿Porque yo no? Y asi comencé.

Bodyboarding por Fabian

Fabián pasándola bien en el Mar con Agustina y su Tabla y Patas de Bodyboarding

Tengo 2 hijos, Pedro de 9 años que va a natación desde los 3 y surfea desde los 6 años y Juan de 3 años que es reacio al agua… Pero con el tiempo seguramente se animará.

¡Hoy es tiempo de hacer cosas por ‘uno’ y nunca es tarde para nada!

Al estar el resto de los meses en Hurlingham, mi ciudad natal, salgo a trotar 1 hora 3 veces por semana para competir de vez en cuando en carreras de entre 4 y 8 kms. Me calzo mis New Balance y el tema es encontrarme con la naturaleza… Hay muy buena camaradería entre los corredores tanto en el entrenamiento como en las competencias. Corrí una sola vez 10 km (6,5 millas) pero es mucho ‘para mi tobillo’ así que las carreras de 4 o 5 km están bien (2.3 o 3.4 millas). Para la gente que piensa que no puede correr que pruebe porque el ambiente es muy lindo.

A los 21 años de edad, trabajando en altura y sujetado con un arnés me caí desde el tercer piso (11 mts / 33 pies) de un edificio. Caí al piso sin sostén alguno y me rompí y fisuré los huesos en mas de 80 lugares del cuerpo. Como caí sobre un tobillo, este llevo la peor parte. Siempre le agradezco al tobillo ya que si hubiera sido mi cabeza ya no estaría para contarlo.

Me operaron en total 7 veces. Y estuve 18 meses en reposo sin caminar. Mis anhelos de jugador profesional de voley en el Club Tesei se frustraron pero aún así mi vida siguió llena de actividad física y aún hoy con 47 años me planteo desafíos.

¡El deporte es volver a vivir todos los días!

Fabian en la Fruteria con la Tabla de bodyboard

En referencia a mi alimentación, toda la vida le dimos mucha importancia a las frutas y hortalizas…Me gustan las grasas saturadas, chinchulines o un buen asado pero prefiero siempre un suflé de zapallitos a comer un asado aunque hacemos asado una vez por semana con seguridad. Mi madre nos crió con mucha verdura siempre. Comíamos todas las ensaladas crudas y lo buñuelos de acelga de mi madre siempre fueron nuestro deleite. Comíamos ‘fuentes’ de buñuelos de acelga. Cómo también quesos, lácteos y cereales, yogur, gelatinas, flanes. La “comida chatarra” se las permito a mis hijos una vez cada varias semanas porque al no ser alimento, es entretenerlos y nada más. Lo hago para que no se sientan distintos de los demás chicos. Realmente comiendo este tipo de comidas “chatarra” están comiendo algo que no sé lo que es. En casa comemos mucha comida casera. Estoy retomando el profesorado de historia como nuevo desafío.

Por todo esto, jamás voy a dejar de pedalear en mi mountain bike o salir a correr olas en mi body board

Desde 1997 es Personal Trainer (ACE Fitness USA). En 2008 obtuvo la Certificación de Coach Ontológico. A fines de 2013 comenzó ejercer su vocación como Wellness Coach del Bienestar.