Reciba Las Novedades

Germán H – Ex Adicto y Actual Corredor de Larga Distancia

By       In       Posted:   07/04/2017 a las 6:24 AM

Testimonio de Germán R. –  Herrero. Ex Adicto a las drogas y Recuperado. Corredor de largas distancias.

Corredor  de Largas distancias

Tengo esposa, un hijo de 14 y una hija de 10 años. Corro (carrera pedestre) casi todos los días de 1 a 3 horas. Hace 11 años que corro. El día que no corro me siento mal. Son muy pocos los dias que no corro. A veces los días que estoy muy ocupado o con mucho trabajo, para no dejar de hacerlo corro 30 minutos. Corro por varios lugares para cambiar el escenario. Las metas que me pongo como corredor son la cancha de River Plate. A veces voy hasta El Tigre, La Panamericana (las distancias ida y vuelta son como máximo 25 km=15 millas).

Testimonio de Corredor Germán

Germán ex Adicto y Corredor

A veces salimos a correr cuatro amigos. Uno tiene 42, el otro tiene 57, y otro que tiene 62 años. Soy el jovencito del grupo (heh). Corremos casi siempre juntos La Maratón de Buenos Aires (42,195 km = 26 millas) y este año la corrí por novena vez. No hice el mejor tiempo pero la terminé ‘entero’. La terminé en 2 horas y 54 minutos.

Esta actividad, correr, me mantiene en ‘forma de ser humano’ y me despeja la mente. También libero energía negativa que tengo del trabajo de trabajar con fierros y de este trabajo duro y rudo.

Desde que empecé a correr me pasa esto:

• Me siento bien
• No me duele la espalda
• No me duele la cabeza y
• Me siento mucho mejor que antes de comenzar a correr.

En general hago solamente entrenamiento de ‘fondo’ (netamente resistencia cardiovascular) y a veces hago entrenamiento forzándome un poco más (entrenamiento anaeróbico) subiendo unas barrancas que dan al Río (de la Plata) para variar un poco. Una vez, como anécdota, con un amigo corrimos el trayecto de Martínez (Part. de San Isidro, Prov. de Buenos Aires Argentina) a Luján en 7 horas y 45 minutos. Son 70 km aproximadamente (43,5 millas). Fue duro, sobre todo porque no llevamos alimentos como para ir reponiendo fundamentalmente carbohidratos. Lo hicimos solamente a base de agua.

Empecé a correr por dos motivos:

+ para bajar de peso, ya que estaba gordo y

+ para dejar la adicción a la cocaína.

Pesaba 93 kgs (200 libras) y ahora peso 74 kgs (160 libras) con una altura de 176 cm
(5′ y 10 pulgadas).

Mi peso corporal disminuyó en 19 kgs. (40 libras).

Quemé muchísima grasa y aumenté mi masa muscular sobre todo en el tren inferior (muslos y piernas). Dejé la adicción por el plan de entrenamiento y haciendo un tratamiento para adicciones. Correr me ayudó mucho porque no es posible tomar ‘merca’ (droga) y correr porque ‘no van de la mano’. Si a la noche te drogás, a la mañana siguiente ‘no te podés levantar a correr’. El cuerpo no te lo permite. Es así.

La dejé (a la cocaína), y acá estoy.

Si hablamos de comer…, como de todo. En las comidas no me cuido para nada. Solamente miro las cantidades que como pero solamente a veces porque me encanta comer. Con todo lo que corro, comiendo las cantidades que coma, no bajo de peso. Corriendo lo que corro a veces he subido de peso porque mi señora cocina muy bien y le rindo homenaje por supuesto. A veces no mido lo que como y a veces si. Depende… (el dia, el ánimo o la carga de entrenamiento)…No dejaría nunca de comer asado, pastas, ni dulces tampoco. Ni tampoco de salir a correr.

Desde 1997 es Personal Trainer (ACE Fitness USA). En 2008 obtuvo la Certificación de Coach Ontológico. A fines de 2013 comenzó ejercer su vocación como Wellness Coach del Bienestar.