Reciba Las Novedades

La persona que solicita una Conversación de Coaching Personal o una Sesión de Coaching de Bienestar es aquella persona que reconoce que hay algo que le interesa alcanzar o lograr pero que hasta el momento, por si solo y con las herramientas que tiene, no lo puede hacer. El Coach interviene en la brecha entre la situación actual y la obtención de lo que desea. El coach es un facilitador e intervienen en las sesiones las 3 áreas del ser humano: Lenguaje, Corporalidad y emocionalidad o espiritualidad.

¿Estás ahora en esta situación en algun aspecto de tu vida?

¿ Estás abierto/a a lograr o alcanzar algo que deseas? Puedo guiarte hacia tu meta en forma más rápida y eficiente que si la abordaras por tu cuenta y sin apoyo.

La persona consultante, en adelante ‘el coachee’ tiene que estar dispuesta a responder ante preguntas del coach. Requiere compromiso del coachee. No es terapia. No es hundirse en contar historias ni desahogarse. Si bién esto último puede suceder, no forma parte de la esencia del abordaje del coaching. Las historias o desahogarse ocupa un tiempo y espacio reducido en las sesiones. El coach es un facilitador para alcanzar nuevas metas.

Solamente con 2, 3 o 4 conversaciones puntuales con un coach se pueden lograr resultados siempre que se planteen objetivos con un plan concreto de logros y resultados.

Las posibles áreas de trabajo que se abordan con un Coach son:

  • Tomas de decisiones postergadas relacionadas al cuerpo y la salud
  • Revisión de algunos hábitos tóxicos no reconocidos concientemente
  • Establecer una conversación difícil con una persona en particular
  • Retomar una actividad o un hobby que trae felicidad convirtiéndolo en una fuente de ingreso

Para consultarme acerca de este abordaje o consultar acerca de cuando o cómo comenzar a tomar sesiones puedes hacerlo aquí.